Corrupción, ¿y vacío de poder?

Ideele Revista Nº 276
Foto: El Popular.

Nuestros historiadores coinciden que a través de toda nuestra historia republicana la corrupción ha sido un fenómeno que siempre ha existido. Y esta afirmación puede hacerse extensiva a la mayoría de las sociedades humanas. Sin embargo, también es cierto que en los casi doscientos años de nuestra existencia como Estado peruano, han habido etapas donde se pueden apreciar distintos niveles o grados de corrupción: son distinguibles gobiernos mucho más corruptos que otros. Y ello no es un simple consuelo, sino una constatación.

Inicio del actual ciclo de corrupción

Entre los jóvenesexiste la impresión que todos los presidentes de la república han sido corruptos y que no debemos esperanzarnosen que esto pueda cambiar.La razón para pensar así está a la vista: expresidentes como Fujimori, Humala y, probablemente, un par más, o están presos o tienen ya un pie en la cárcel. Y no hablemos de candidatas o candidatos a la presidencia que pueden seguir la misma suerte. Pero esta sensación deprimente, con pruebas evidentes, no ha sido siempre así. La población peruana ha sabido distinguir etapas de mayor o mucho mayor corrupción que otras. A continuación mostramos un cuadro que grafica lo que sostenemos:

 

PERCEPCIÓN DE LA CORRUPCIÓN

EN LOS GOBIERNOS ENTRE 1968 – 2006

PERIODO

PRESIDENTE

AGOSTO 2008

1968 - 1975

Gral. Juan Velasco Alvarado

2 %

1975 - 1980

Gral. Francisco Morales Bermúdez

0.4 %

1980 - 1985

Fernando Belaunde Terry

2 %

1985 - 1990

Alan García Pérez

30 %

1990 - 2001

Alberto Fujimori Fujimori

53 %

Fuente: PUCP, Lima Metropolitana, Diario La República del  23-11-2009

Los datos extraídos de La República muestran claramente cómo se pasa del 2% al 30% y luego al 53% en la percepción de la población respecto al aumento de la corrupción en los gobiernos señalados.Este cuadro nos permite ubicar el inicio del actual ciclo de corrupción, que desgraciadamente, aún no termina.

Cabe resaltar que la percepción de la población no hace distingos entre gobierno militar y civil, o entre su posición ideológica de izquierda o centro-derecha. En el caso de los gobiernos del arquitecto Fernando Belaunde o del general Juan Velasco, el 98% pensaba que no eran corruptos. Esto demuestra que la percepción sobre la honradez de las élites políticas, civil o militar era altamente positiva en aquella época. Esto hay que difundirlo entre la gente que no vivió en aquella época, para desmitificar la visión bastante “negativa” que ciertos líderes políticos y medios de difusión se esfuerzan por difundir.

Las oleadas anticorrupción

La reacción ante la difundida corrupción del gobierno de Fujimori –en cuyo segundo período fueron apresados dos ministros de economía-, que alcanzó sus momentos más altos con la difusión de los vladivideos, dio pie a la creación de un sistema anticorrupción en el gobierno de Valentín Paniagua, que culminó exitosamente con la captura y apresamiento de Vladimiro Montesinos (asesor presidencial de Fujimori), de altos miembros de las Fuerzas Armadas e importantes ministros y funcionarios. Fue un momento inusual en nuestra historia republicana, en la cual políticos, fiscales y jueces honrados fueron capaces de sancionar a los corruptos e impedir que se imponga la impunidad en nuestro país. El expresidente Paniagua ha pasado a la historia como estandarte de la lucha anticorrupción en el Perú, ejemplo que esperamos sea emulado y honrado por sus actuales congresistas y militantes acciopopulistas. Veremos si dan la talla.

La del gobierno de Paniagua, constituyó la primera y exitosa oleada anticorrupción. Sus resultados, dan fe de ello. Actualmente, los fiscales y jueces que están y estarán a cargo de esta posible segunda oleada anticorrupción, tienen los reflectores apuntándolos, y con una población que les exige resultados, como los consiguió con creces la primera oleada paniagüista. Veremos si estarán a la altura de sus altas responsabilidades. Y de la misma manera que el gobierno de  Paniagua dio un decidido apoyo político al equipo anticorrupción, estamos esperando que la actual administración de PPK dé señales claras y firmes al respecto.

Partidos y corrupción

La crisis de los partidos políticos que se empezó a gestar en la segunda mitad de la década de 1980, pareciera que se está ahondando más, debido a las denuncias e investigaciones por corrupción, que afectan a organizaciones como Fuerza Popular, el Apra, Perú Posible (partido desaparecido), Partido Nacionalista (no habido), que podrían alcanzar y golpear, asimismo, a potenciales nuevas o remozadas fuerzas políticas de izquierda, como Nuevo Perú o la que cobija a Gregorio Santos. Otras agrupaciones políticas están en un serio proceso de extinción, como son los casos del Partido Popular Cristiano, y posiblemente el Apra.

El debilitamiento o virtual desaparición de las organizaciones políticas mencionadasy el encarcelamiento o peligro de apresamiento de sus líderes, están generando no solamente un aumento del desprestigio de los partidos/políticos, y por extensión de la actividad política, sino además, ha producido un vacío de poder cada vez mayor, notorio y preocupante.

"Este fenómeno nos lleva a que se vaya perfilando un país con rasgos de narcoestado y de Estado mafioso".

El vacío de poder

Como habría que recordar, la crisis de los partidos de fines de 1980, provocó inicialmente la aparición de los “movimientos independientes”, encabezados por sus dueños/caudillos ooutsiders. Ricardo Belmont (ex-Alcalde de Lima) y Alberto Fujimori representan esta tendencia. Durante los diez años de gobierno de Fujimori, fueron los poderes fácticos, como los grupos económicos y las Fuerzas Armadas –controladas por Montesinos- los que llenaron de alguna manera el espacio político abandonado por los partidos. No se puede dejar de mencionar el surgimiento de una nueva “red” política, la fujiaprista, que no ha dejado de manejar los destinos del país hasta la fecha. El reciente gobierno de Humala, no deja de ser un brumoso paréntesis a la hegemonía de esta oscura red.

Bajo el manto de gobiernos cuestionados, dirigidos por expresidentes encarcelados o investigados reiteradamente, han ido creciendo una serie de empresas, varias de ellas ligadas a la educación universitaria, pero también mafias del narcotráfico, de la tala y minería ilegal, o de la trata de personas, entre otros turbios negocios. Estos grupos del crimen organizado vienen financiando campañas electorales, y según los entendidos, entre ellos se encontrarían autoridades políticas tanto del gobierno nacional, como de los subnacionales. Este fenómeno nos lleva a que se vaya perfilando un país con rasgos de narcoestado y de Estado mafioso.

Felizmente, no solamente estos oscuros actores vienen llenando el espacio abandonado por los partidos. También lo han hecho en momentos difíciles –y lo siguen haciendo-, medios de comunicación, valientes periodistas, intelectuales y artistas. Asimismo, importantes integrantes de la sociedad civil, como los gremios de trabajadores y empresarios, las ONG, colectivos y movimientos sociales, nos han hecho sentir que existen profundas y fuertes energías sociales, que emergencon virulencia y juventud, loquenos permiten abrigar renovadas esperanzas en un futuro mejor.

¿Recambio político y generacional?

Los cerca de treinta años de hegemonía fujiaprista ha permitido la penetración de su clientela política en los diversos organismos y estamento sdel Estado peruano, lo que requerirá de una meticulosa profilaxis institucional, ardua tarea para las generaciones futuras, y a las que están prestas a entrar a la cancha.

La crisis ideológica iniciada en la segunda mitad del siglo XX, así como el cada vez mayor desprestigio de los actuales partidos peruanos, hacen presagiar el fin de un ciclo político partidario, que debería traer un recambio generacional en la conducción de la política nacional.

El caso de megacorrupción brasilera “Lava Jato” y de otras empresas del país de los carnavales y de la samba, podrían significar una especie de estocada final a una serie de líderes y partidos políticos gravemente involucrados en estos sucios enjuagues. Esta coyuntura abre una gran oportunidad para que nuevos líderes y partidos ingresen con fuerza a la arena política. Mientras tanto, los medios de comunicación y las organizaciones de la sociedad civil deben seguir defendiendo y recuperando los espacios necesarios para continuar con la inaplazable lucha contra la corrupción y con nuestro aún joven proceso de democratización.

Agregar comentario

Entrevista

Homenaje