Artículos del autor

  • Los voceros del Frente Amplio han manifestado de distintas maneras que lo peor que puede pasarle al país es la llegada de Keiko Fujimori al poder. También han dicho que esto no significa un apoyo a Pedro Pablo Kuczynski pues este candidato no ha deslindado con el fujimorismo. La verdad es que todo esto es tan divertido como cuando en la segunda vuelta del 2011 Rocío Silva Santiesteban (de la Coordinadora de Derechos Humanos) sostuvo que la exitosa marcha contra Keiko no implicaba un apoyo a Ollanta Humala puesto que dejaba abierta la opción a votar por Humala o votar en blanco. Es como si el Frente Amplio no quisiese...
  • El título es irónico solo como punto de partida pues este escrito apunta a develar un saber detrás de la ironía. Si bien Donald Trump es casi tan malo como se repite, su victoria en las elecciones presidenciales puede ser una bendición disfrazada de apocalipsis. He dicho puede ser y no que vaya a ser así. No tengo una bola de cristal en mi computadora. Pienso que la llegada de Trump a la presidencia crea la posibilidad de que algo bueno suceda en la política global. Para entender este aparente contrasentido, hay que indagar primero a qué responde el nombre de Trump. Hay que indagar, es decir, por qué ganó las...
  • El “No” a la revocatoria avanza. Si antes la derrota de la alcaldesa parecía consumada, ahora la victoria se perfila en el horizonte. Pero ¿hacia dónde avanza ese “No”? Para saberlo, hay que responder a dos preguntas: ¿Cómo llegó Susana Villarán a estar en el aprieto de la revocatoria? ¿Qué está haciendo ella para salir de él? Solo entonces podremos responder una tercera, la pregunta de fondo: ¿Debemos avanzar con ese “No”?Comencemos con la primera. Actualmente muchos asumen que Villarán está en el aprieto en que está porque los sectores populares rechazan sus proyectos para formalizar la ciudad. Los transportistas y...
  • Es un hecho que el Frente Amplio ha muerto. Es un hecho no desde la reciente fragmentación de la bancada sino desde que esta agrupación no pudo, no supo y/o no quiso reestructurarse para dar cabida a quienes se reentusiasmaron con la política a partir del liderazgo de Verónika Mendoza. Ya sé qué están pensando. Pero en vez de apresurarse a condenar a Marco Arana, el viejo divisionismo de izquierda o, peor, la mezquindad del peruano, hay que hacer un balance serio del proceso político. Aunque, claro, antes de ello hay que poner el proceso en perspectiva.El gran número y el pequeño númeroComencemos por lo que todos...
  • Leo con sorpresa que Marco Arana está en conversaciones con el grupo de Salomón Lerner para formar parte de una gran coalición de izquierda1. La idea, supongo, es formar un grupo político lo suficientemente variopinto para atraer no solo al electorado de izquierda (hoy bastante reducido) sino también al electorado de centro. Dado que hoy la derecha cree poder hacer y deshacer a su gusto en el país, se piensa (supongo, nuevamente) que los tiempos no están para los divisionismos de izquierda y que lo urgente es ganar las elecciones presidenciales, o al menos un buen número de curules en el Congreso, para redirigirlo a...
  • Con Julio Guzmán fuera de la campaña, Verónika Mendoza está a 5 o 6 puntos porcentuales de Pedro Pablo Kuczynsky. Eso no es nada. Además, hay todavía un alto porcentaje de votantes que no la conoce (a diferencia de Kuczynski), y ya que ahora está empatada en el tercer lugar, definitivamente la conocerán y por tanto no solo es posible sino probable escalar posiciones. De manera que un par de frases bien dichas que apelen al sentido común, alguna alianza provechosa y un golpe de suerte podrían fácilmente llevarla a la segunda vuelta y, quién sabe, a ganar las elecciones.Se abre una puerta, una oportunidad… pero no hay...