Graves irregularidades en la reincorporación de policías: Demanda judicialmente y ascenderás

Graves irregularidades en la reincorporación de policías: Demanda judicialmente y ascenderás

Ideele Revista Nº 205

Uno de los pasos fundamentales para superar la preocupante situación de inseguridad ciudadana que hoy nos aqueja pasa necesariamente por una reforma estructural dela Policía Nacional, específicamente en lo que se refiere a los criterios para el ascenso en la carrera. Es preciso privilegiar el mérito profesional y la integridad en el ejercicio de las funciones.

Lamentablemente, conforme fue denunciado en su momento por el Ministerio del Interior,[1] existe un alto número de agentes policiales que se han ido reincorporando en virtud de mandatos judiciales que habrían sido dictados en forma indebida, luego de que fueron retirados de la institución por haber incurrido en inconductas funcionales y en algunos casos hasta en delitos. En otras palabras, existen jueces y policías que, en lugar de aliarse en contra de la delincuencia, se asocian para reintroducir malos elementos en el cuerpo policial.

Las irregularidades cometidas por el Poder Judicial al disponer tales reincorporaciones van en detrimento de la integridad y la disciplina que deben caracterizar ala Policía. Estapreocupante situación puede ser resumida en las siguientes características:

a)    1.000 malos policías vuelven al servicio

En primer lugar, la mayoría de estos irregulares mandatos judiciales de reincorporación —concretamente, el 92,7% de los 1.084 casos reportados por nuestras fuentes policiales— benefician a policías que fueron separados de la institución por medida disciplinaria, causal que abarca casos que van desde un deficiente desempeño en sus funciones hasta la comisión de delitos, incluyendo el tráfico ilícito de drogas.

b)   Delinque y ascenderás

En segundo lugar, tales mandatos judiciales no se han limitado a reincorporar a estos malos elementos policiales sino que incluso se les ha ascendido y hasta condecorado. Como caso emblemático, se puede citar la sentencia dictada el 21 de diciembre del 2009 por el Juzgado Unipersonal Mixto de Motupe, por la que se reincorpora a un oficial policial que había sido retirado de la institución por límite de permanencia en situación de disponibilidad como consecuencia de una medida disciplinaria por haber coaccionado a un ciudadano para que le entregase S/.10.000.

Increíblemente, el Poder Judicial dispuso no solo que se le reincorpore, sino además que se le otorgue el ascenso del grado de mayor al de general. En estos casos, se ha ordenado inclusive el pago indexado de pensiones y de beneficios, lo que ha significado el desembolso por parte del erario nacional de montos equivalentes al 75% de la remuneración total de un congresista dela República.

 

c)    La leguleyada es su divisa

En tercer lugar, el criterio utilizado por estos fallos judiciales para anular las medidas disciplinarias dictadas contra estos malos policías —según el cual cualquier irregularidad procesal (una falla en la notificación, por ejemplo) es una grave afectación al debido proceso— es contrario a la línea jurisprudencial del Tribunal Constitucional, que ha señalado en reiteradas ocasiones, como en la sentencia 00286-2010-HC, que no cualquier irregularidad procesal implica la invalidación de un procedimiento disciplinario. En estos casos se debe ponderar el derecho al debido proceso del policía cuestionado con la finalidad constitucional dela Policía Nacional, que requiere contar con personal de conducta profesional e intachable para poder cumplir con dicha finalidad.

d)   Justicia delivery

En cuarto lugar, llama la atención que la mayoría de estas resoluciones —específicamente el 80,77%— hayan sido emitidas por juzgados ubicados en provincias, como Motupe o Caravelí, cuando tienen por beneficiarios en su mayoría a oficiales (72 casos) y suboficiales (277 casos) ubicados en Lima.

Este irregular otorgamiento de reincorporaciones y ascensos en la carrera policial por medio de la vía judicial trae consecuencias perjudiciales tanto para la calidad del servicio de seguridad que está llamado a brindarla Policía Nacionalcomo para la moral de los buenos policías que conforman la institución.

Perjudica la calidad del servicio, porque se reincorpora a la institución a personal que ha pasado años sin entrenarse ni capacitarse para volver al servicio activo. Además, al otorgarles ascensos y condecoraciones se quiebra el principio de meritocracia que debe regir la carrera policial y se socava la moral del personal que se esfuerza por capacitarse y cumplir con los requisitos que las leyes y los reglamentos exigen para ascender.

Daña también severamente la ya mermada imagen de la Policía Nacionalante la población, pues en muchas ocasiones estos policías irregularmente reincorporados vuelven a delinquir, como ocurrió con el suboficial Eduardo Javier Bancayán Corsio, detenido días atrás por ser miembro de una banda dedicada al robo de vehículos y a la extorsión;[2] y la población, que desconoce que se trata de malos policías que en su momento fueron separados de la institución, se hace la idea de que la institución está conformada en su mayoría por estos malos elementos.

Invocamos por todo ello al Ministerio del Interior, especialmente a su Procuraduría Pública, y al Poder Judicial, en particular ala Oficinade Control dela Magistratura, a que tomen cartas en el asunto y hagan los esfuerzos pertinentes para evitar que reingrese ala Policía Nacionalpersonal que no cuenta con los méritos suficientes ni con las condiciones para servir en la institución.

 

Agregar comentario

Entrevista