Annie Thériault

Artículos del autor

  • Conversamos con Humberto Guarayo Llacsa, curaca de la nación yampara, dirigente del Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasusyu-CONAMAQ. Él acaba de participar en la lucha en contra de un proyecto que afectaba al Parque Nacional Isiboro Sécure. El libreto de lo que vivió en Bolivia aquellos días se parece mucho a lo que sucede en muchos de los conflictos en los que colisionan los intereses de las industrias extractivas y las necesidades del Estado con los intereses y el derechos de las comunidades indígenas. Estudiar y sacar lecciones de lo que sucedió a nuestro costado sería realmente muy fructífero.—...
  • Se le abalanzó sorpresivamente, la tomó de las manos, la tiró al suelo, levantó su falda y arrancó sus pantalones de lana. Obvió sus desesperados gritos y la penetró. Celestina* tenía 14 años; su agresor, casi 40. Éste, a pesar de haberse cubierto el rostro con un pasamontañas y amenazado de muerte a su joven víctima, sostiene que estaban simplemente “jugando”, enamorándose bajo una costumbre ancestral conocida como el cumpanakuy. ¿Lo más lamentable?: el caso fue judicializado y el sujeto consiguió que su pena sea rebajada a menos de la mitad, sin que se corrobore siquiera la existencia de tal “práctica”.Miente por...
  • La pedofilia es una conducta repulsiva y condenable desde todo punto de vista. Y mucho más si quien incurre en ella es un sacerdote católico frente a un niño o niña puesto a su cuidado para su orientación moral o religiosa. Una de las peores críticas que se puede hacer contra la Iglesia Católica es su pasividad y complicidad frente al significativo número de casos denunciados desde hace muchos años. Sería absurdo relativizar la gravedad de lo ocurrido argumentando que estas denuncias involucran a una minoría de sacerdotes, o que la Iglesia tiene otras conductas efectivamente admirables.Es bueno que se hayan comenzado...
  • No hay noche ni día en Lima. Entre la niebla es difícil saber quién te habla, quién te ama, quién te escupe –Cesáreo MartínezDejé el frío norte hace cuatro años. Había soñado, antes del viaje, con eso: una bestia con [ocho] millones de cabezas. Como el niño de junto al cielo, protagonista del cuento de Enrique Congrains, venía preparándome para una nueva vida en Lima. ¿Me devoraría o me haría parte de ella?Ciudad-monstruoCaracterizada por sentimientos de entusiasmo, la primera etapa del choque cultural, conocida como luna de miel, me llevó a pasar por alto esas “pequeñas” dolencias: el...
  • Todo comenzó en Canadá, cuando el policía canadiense Michael Sanguinetti, durante una conferencia sobre la prevención del delito, dijo que “las mujeres deberían dejar de vestirse como putas para evitar las violaciones sexuales”. La indignación no tardó, y en Lima y en el mundo ha surgido una nueva ola de un movimiento: el de las “putas”.***Hay marchas… y hay marchas: las que realmente llaman la atención. Como la marcha de las “putas”, acatada por cientos de personas —mayormente mujer — provocativamente vestidas; algunas solo con sostenes y pantalones cortos, otras con tacones de plataforma y de punta, blusas...
  • La tuberculosis es el hijo de la pobrezay también su padre y el proveedor.Arzobispo Desmond Tutu El bacilo de Koch (el perverso protagonista de la tuberculosis) encuentra en la pobreza, el hacinamiento, la malnutrición, la injusticia y la exclusión social todas las condiciones que facilitan su diseminación. Y nuestro país es uno de sus destinos favoritos. Nada de orgullo.                                                                    ...
  • Empezó con uno, dos, tres. Con mamá, papá, bebé. Pero ahora, a veces, no alcanzan los dedos de una sola mano. Puede haber mamá, papá, óvulos donados, el útero de otra mujer, el esperma de algún donante anónimo, el médico que lo combina todo… y bebé. En esta ecuación hay personas que desean tener un hijo y no pueden. Hay mujeres que, por razones altruistas u otras, “alquilan” su vientre. Y también hay mafias. Pero lo que más falta hacer es una ley que enmarque esta complicada secuencia matemática.Mater semper certa estSe llamará Sebastián. Fue concebido en una placa de cultivo en un laboratorio, hace unos siete meses...
  • ¿Qué trajo a los hombres a esta capitanía del infierno?El mineral.–MANUEL SCORZAEn las callejuelas fangosas, los hombres sin rostro —embufandados hasta los ojos— aceleran el paso. Se siente la nerviosidad de los perros. Al igual que ayer y también mañana, la tierra se vuelve epiléptica: se encorva, se agita, palpita. Cerro de Pasco, que nunca se propuso ser ciudad, tiembla. Lo hace porque está al borde del abismo. De una especie de cráter sin fin ni fondo que devora las casas desde sus cimientos. De un agujero negro que exhala plomo. Y del cual no hay escape.1Trozos de vida bajo un cielo de color amargura y un asco...
  • Cronista de su tierra, su gente y sus tradiciones. Como una suerte de himno a los versos de Vallejo, la obra del reconocido pintor huancaíno Josué Sánchez Cerrón exalta y cuenta, como si fuera un canto colectivo o un libro abierto, las noches plagadas de estrellas, las chacras de mil colores, la siembra y la cosecha, las fiestas rituales andinas.La pintura de Sánchez, cuya belleza reposa en una vuelta a los orígenes y se presenta como una expresión del ser del Ande, rinde homenaje a un mundo andino no solamente vivo, sino en movimiento y pluricultural. Se nutre de las emociones de la vida agrícola y comunitaria del...
  • Un equipo de ideele viajó a Madre Dios y pudo comprobar, al menos en este caso, que la cosecha del oro es la miseria misma.Un ingenio, dos carancheras, tres balsas gringo, cuatro dragas, cinco shutes con los que se remueve, se pica, se lampea, se succionan los cauces, los lechos y las playas de tres subcuencas y una cuenca de Madre de Dios. Afiebrados mineros artesanales, y una mayoría ya mecanizados, están cometiendo un ecosidio al buscar con desesperación láminas o escamas brillantes entre la arenilla.¿Cómo separar el oro de la arenilla negra? Muy simple y muy peligroso: mezclándola con mercurio. Para ello basta un...
  • Huepetuhe, 7 de mayo Huepetuhe significa huella de tigre en idioma harakmbut, y tan intimidante como su nombre es llegar hasta allí. La osadía puede costar la vida, porque no hay puentes y los ríos se cruzan en camioneta, así estén en crecida.El bien más preciado es una cuatro por cuatro y doble todo lo demás: la cabina y la tracción. El minero que se precie debe movilizarse en una.En contraste con estos signos de riqueza exterior, la falta de servicios es clamorosa en este pueblo donde las aguas servidas se mezclan con las de la lluvia formando riachuelos y pozas, el dengue cohabita con la población, la basura se...
  • Huepetuhe, sórdido poblado minero donde la selva se muere de a pocos. De los numerosos tigrillos que pululaban en las orillas del río —ahora extensas dunas de arena— solo quedan ratas y pandillas de gallinazos que se disputan los desechos. Aquí, lo que brilla no es el oro. Las calles de tierra oscuras son iluminadas por el parpadeo de los focos rojos de los bares y prostíbulos donde se explota sexualmente a decenas de menores de edad.La minería informal no causa estragos solo en los bosques, ríos y cuencas. El crecimiento explosivo de esta actividad extractiva, avivado por el alza histórica del precio internacional...