Laura Arroyo

Artículos del autor

  • Recuerdo la primera vez que pronuncié la frase “roba pero hace obra” aquí en Madrid. Se la dije a una compañera con la que trabajo mientras comentábamos la aparente impunidad con la que gozaba el Partido Popular, entonces en el Gobierno, a pesar de las múltiples tramas de corrupción en la que estaba involucrado. La frase la tomó por sorpresa. Aquí lo de “obra” no es tan potente y mucho menos fuera del ámbito local. En parte, tiene que ver con otro tipo de demandas respecto a la infraestructura de un país que mal que bien, ha vivido lo que se conoce como “estado del bienestar”. Ese que ya no son pero que, al hacer la...