Añadir nuevo comentario

Fusible

La mayoría de analistas coincide en que Simon será un premier fusible y que García lo ha puesto  para apagar la tormenta social hasta que pasela APECpara  después deshacerse de él.

 No estoy tan de acuerdo. Hugo Chávez en una de sus pocas intervenciones cuerdas describió a García con puntillosa dedicación. Lo llamó ladrón de cinco esquinas o algo parecido. Yo me maté de risa pero creo que es una descripción incompleta. García no es solamente  el cleptómano facho que algunos creen ver ni el estadista maduro y penitente que otros nos quisieron hacer creer  cuando pidieron votar por él llamándolo la menor.

  Lo curioso es que en muchos casos se trata de los mismos que ahora lo califican de manera muy dura quienes hace dos años nos lo recomendaron. Vueltas que da la vida.

 Y vueltas que da también  la cabeza de García. Pienso que a pesar de sus ambiciones de riqueza, probadas y comprobadas,  y de ser la cabeza de lo que se sospecha que es una corrupción mucho mayot en donde Rómulo León sería un simple pájaro frutero como dice Cesar Hildebrant García apuesta en serio por la estabilidad.

 A García le interesa también la posteridad y la posibilidad de llegar nuevamente el 2016 al poder y sabe que tiene que terminar al menos con un 30% de la población  conforme

 Si bien (más bien si mal) García está enganchado  a  los mismos grupos de poder que estuvieron del lado de Fujimori eso no le impide darse cuenta  que la tendencia de ultraderecha que   caracteriza   su actual gestión lo está llevando a  un suicidio político. Por eso   la designación de Yehude es para administrar la crisis pero no solo para eso,. García por un lado no   puede  desmarcarse de quienes con celo lo protegen y mantienen en el poder pero por otro lado debe también hacer maniobras hacia el  otro lado porque sino se vuelve ingobernable el país. García necesita estabilidad.

 Además está el mundo. Es que el mundo cambió. Este año, ahoritita. Lo de la debacle económica va en serio y García los sabe. Persistir en idolatrarlo no sería una buena apuesta. La ambición personal de García ahora le sirve de intuición y no sería raro que veamos en los próximos días algunos discursos encendios haciendo  evidente esta maniobra.

  Dentro de este panorama Simon le sirve (y Simon se sirve también porque tonto no es) pero no como simple fusible, sino como un político que con perfil propio puede contribuir a la operación de cirugía estética en que se va a empeñar García sin necesidad de cambiar las líneas fundamentales de su gobierno ni su alianza con los sectores más conservadores. Pero obviamente, no tengo duda que algo va a hacer y como golpear una parte del sistema-corrupción u otras acciones efectistas En este proceso alguos minisytros aguantarán el embate y  otros no. De lo que a García lo que menos le conviene es las turbulencias como para ponerse a jugar con fusibles.

 

Justicia