Curiosidades culturales

Curiosidades culturales

Ideele Revista Nº 200

Sobrevivir es vencer a la muerte. La autora celebra que ideele lo haya logrado.

Es curioso constatar que en nuestra cultura nos reunimos todos para celebrar los cumpleaños, y mucho menos o casi nada para despedir a nuestros muertos, aparte, claro está, del ritual obligatorio del velatorio y el entierro.
La muerte es un tema muy negado y temido. Poco o nada de tiempo dedicamos a reflexionar sobre ella, a pesar de que “sabemos” que está allí siempre y que no hay edad, circunstancia o lugar que pueda ayudarnos a soslayarla o evitarla. No obstante que nacemos para morir, constatación biológica, en nuestra cultura occidental no damos lugar a la reflexión sobre ella, salvo en las religiones, que conceden un espacio mayor o menor al tema.

Desde la creencia en la reencarnación al reposo al lado del Señor, en dulce paz, tenemos todas las versiones posibles sobre el más allá; incluso para los malos el augurio del infierno, y para los descreídos una entrada en él, con la promesa de que se quemarán pero de ninguna manera se aburrirán. Lo cual siempre es más tranquilizador... a no aburrirse me refiero. Bromas aparte, no vendría mal una reflexión más laica sobre el tema de la muerte, es decir, cuántos asuntos tenemos que arreglar y ordenar, además de hacer los consabidos balances vitales y existenciales de nuestro paso por el mundo.

Tampoco estaría mal incluir una revisión de los vínculos que hemos sido capaces de hacer, tener y, sobre todo, conservar. Porque si no, ¿qué significaría vivir sin haber amado en todas sus formas y matices? Desde el amor de pareja, a los hijos, a los nietos, hasta el amor por las mascotas y, sobre todo, amig@s; sin olvidar, por cierto, a la naturaleza. Toda esta parrafada viene a cuento a raíz del pedido de la revista a que colaboremos con los 20 años de vida y su número 200. Si revisamos sus sucesivas ediciones, el trabajo inmenso que recorre cada página, el esfuerzo, el gasto, afirmaremos que la revista merece ampliamente una buena celebración y una fiesta significativa por lo realizado.

Mantener una solvencia en el tiempo es un mérito muy importante, sobre todo en nuestro país, donde abundan las revistas de un solo ejemplar -baste mirar las hemerotecas para comprobarlo- y que luego, por falta de recursos de variadas especies, no han logrado sobrevivir.

Mantener una solvencia en el tiempo es un mérito muy importante, sobre todo en nuestro país, donde abundan las revistas de un solo ejemplar -baste mirar las hemerotecas para comprobarlo- y que luego, por falta de recursos de variadas especies, no han logrado sobrevivir. Allí mueren.

20 años, 200 revistas... qué logro.

Feliz cumpleaños, amigos y amigas, compañeros y compañeras de ruta. Enhorabuena que las fuerzas, ganas y recursos hayan logrado que lleguen a este punto donde podemos celebrar con orgullo (del bueno) y dignidad la inmensa tarea de sobrevivencia que han significado estos años y este esfuerzo. Pensar laicamente sobre la muerte puede ser un juego intelectual que ustedes aceptarán mejor o peor, pero que yo creo indispensable por muchas razones que no expondré en este texto. Aun así, espero que lo reciban con la amistad, el afecto y el respeto que les tengo.

Feliz cumpleaños.

Agregar comentario

Réplica