La formación del futuro policía

La formación del futuro policía

Ideele Revista Nº 245

(Foto: La República)

Ha precisado que el objetivo es optimizar la formación de los policías y, por ello, ha programado realizar obras de rehabilitación en 10 escuelas policiales a nivel nacional con el propósito de ampliar la capacidad de formación y tener centros equipados con tecnología y comodidad para formar agentes adecuadamente.

Se ha sostenido que, a partir del 2014, se ampliará y remodelará la escuela de oficiales de la Policía Nacional, con una inversión de 46 millones de nuevos soles, a fin de contar con un instituto de formación de primer nivel.

Esa inversión es necesaria y conveniente, sin embargo se debe considerar que las escuelas de por sí, por muy modernas y equipadas con tecnología, no van a mejorar la formación de los futuros policías, si es que no van acompañadas de otros elementos indispensables, como por ejemplo, una buena selección de candidatos a ellas, una mejor selección de docentes y oficiales instructores, así como una adecuada innovación de la malla curricular.

Desde hace varios años las escuelas, tanto de oficiales como de suboficiales, o Escuelas Técnicas Superiores, han captado a postulantes, hombres y mujeres, que no son precisamente los más idóneos para desempeñar la función policial. La gran mayoría carece de vocación para ser custodios del orden y la seguridad, y buscan acceder a las filas de la policía porque tienen algúnfamiliar o amigo que les ofrece facilitar su ingreso y consideran que tendrán un sueldo, aunque bajo, fijo y seguro. La intervención de un político para “recomendarlos”casi siempre está presente.

Mayor es el número de quienes tienen una deficiente educación, primaria y secundaria, sin mencionar la muy baja cultura general de los mismos. Algunos dirán que eso no es culpa de ellos, sino del sistema educativo peruano. Tal vez sea cierto,pero tendríamos que preguntarnos entonces, si ello es razón para que la institución policial los acoja para que cumplan la difícil labor que el Estado y la sociedad les ha encomendado.

Por otro lado no podemos cerrar los ojos ante la mala calidad de gran parte de losdocentes, con mayor incidencia en las escuelas de suboficiales y ello responde a variadas razones, como por ejemplo, la no apropiada selección o designación de los mismos, la falta de una justa y adecuada remuneración por las horas de enseñanza y la ausencia de un efectivosistema de control y supervisión sobre su desempeño. Muchos buenos docentes han dejado de impartir sus conocimientos en las escuelas de policía, no solo porque su sueldo es bajo, sino porque, además, se les hace efectivo el pago después de varios meses de haber cumplido su labor docente.

Asimismo, es bastante conocido que tanto personal policial como civil, busca obtener una cátedra en los centros académicos de la policía solo por convenir a su hoja de vida, sin embargo no tienen las condiciones adecuadas ni la capacidad requeridapara ser docentes de nivel universitario o técnico,como se requiere en las escuelas de oficiales y suboficiales respectivamente.

Un gran acierto ha sido el restablecimiento de las especialidades en la Policía Nacional, lo cual permitirá que su labor sea más funcional y eficiente. Dichas especialidades son: Orden Público y Seguridad Ciudadana,Investigación Criminal,Seguridad Integral,Inteligencia,Criminalística,Tecnología de la Información yComunicaciones, y Administración. Complementariamente, se requiere que la malla curricular sea reestructurada,ya quese dictan algunas asignaturas que no corresponden al escenario de prevención o combate contra la criminalidad y el mantenimiento del orden.

La Dirección Ejecutiva de Educación y Doctrina de la Policía Nacional del Perú, por ley, está facultada a celebrar convenios, otorgar becas, suscribir acuerdos educativos y de asesoramiento con instituciones públicas y privadas, Fuerzas Armadas e instituciones similares, en temas relacionados con seguridad ciudadana, antidrogas, contraterrorismo, orden interno y otras afines a la función policial. Sería ideal que haga uso de esa facultad.

Las escuelas de policíatienen que formar a los futuros oficiales y suboficiales, a través de un proceso educativo integral, de acuerdo a un perfil académico y profesional, desarrollando competencias cognitivas, aptitudes, habilidades y destrezas que sustentadas en principios axiológicos humanistas, permitan poner a disposición de la sociedad a profesionales competentes para combatir la delincuencia, brindar seguridad y tranquilidad pública, equilibrando éticamente la fuerza de la ley con el irrestricto respeto a los derechos humanos.

La meta, según se ha anunciado, es contar con 30 mil policías más para el 2016. Todos los peruanos de bien deseamos que se alcance la meta, pues la situación de inseguridad en que vivimos lo amerita, pero sería un gravísimo error sacrificar calidad por cantidad.

Si queremos un buen producto, tenemos y debemos exigir no sólo una buena materia prima, sino también un buen productor; ergo, para tener los futuros buenos agentes que la sociedad demanda, exijamos una mejor selección de postulantes, así como de docentes en todos los niveles del sistema educativo policial.

 

Agregar comentario

Medio ambiente

Entrevista

Colaboraciones