Las Bambas: “Vamos a recuperar la autoridad”

Las Bambas: “Vamos a recuperar la autoridad”

Paco Muguiro Ibarra Sacerdote. Director de Radio Marañón.
Ideele Revista Nº 284

Foto: laley.pe

"Vamos a recuperar la autoridad". Estas palabras del presidente de la República al comenzar su segundo año de gobierno se referían a que había que recuperar el principio de autoridad frente a un Congreso que no tiene voluntad de debatir las reformas, para que la reconstrucción adquiera la velocidad necesaria, para que se acabe con la corrupción y la violencia contra la mujer. Todo esto con la finalidad de que la población no sea burlada ( “La República”, 24-3-19).

Ante el paro con bloqueo de carreteras por el conflicto de las Bambas, que lleva ya más de 55 días, se escuchan muchas voces pidiendo que se recupere el principio de autoridad. Pero nos tendríamos que preguntar de qué autoridad hablamos: ¿de la que tiene que recuperar el Ejecutivo por no cumplir los acuerdos con la comunidades y las normas establecidas? ¿De la del Estado que expropia terrenos para construir una carretera nacional sin consulta, y que no hace cumplir a las compañías mineras las leyes establecidas? O, como siempre, ¿la autoridad frente a los marginados, que después de aguantar y aguantar, y no encontrar cauces por donde puedan exigir sus derechos durante años, nos quitan el derecho de transitar libremente durante 55 días?   

Parte del problema consiste en que la mina cambió de manos y pasó de la Minera XStrata a la Minera Glencore (Suiza) y de esta a MMG (China). Por conveniencia estratégica las dos primeras plantearon en el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) que el mineral se traslade por un mineroducto, pero los chinos desecharon esa alternativa y decidieron transportarlo por una carretera de 400 kilómetros que pasa por 45 comunidades y 149 centros poblados. Todos los días la recorren 130 camiones cargados, 130 descargados y 60 con otros productos. En total, 320 camiones de alto tonelaje cargados de material pasan diariamente por una carretera sin asfaltar, que genera una tormenta de polvo y ruidos .

Como dice Ricardo Gieseke, exministro de Medio Ambiente: “La minera debió comunicarse correctamente con la comunidad de Fuerabamba y explicarle el impacto ambiental. Pero aplicando los ITS (Informes Técnicos Sustentatorios) que sirven para hacer cambios menores en el EIA. No lo hicieron y los cambios eran fuertes, como pasar de mineroducto a carretera. Pero además hubo 12 ITS y ninguno se consultó con las comunidades, y de ahí la disconformidad de las comunidades por los incumplimientos de la reglas que el Estado propuso (“La República”, 29 de Marzo 2019).

Leonidas Wiener, en su investigación de tesis sobre Las Bambas dice: “La solicitud de Las Bambas para utilizar la carretera como corredor minero no fue presentada al inicio de la evaluación de la modificación del EIA sino al final, cuando la etapa de evaluaciones técnicas por parte de otros órganos estatales (condición indispensable en toda evaluación de EIA) ya había concluido.”

Pero, además, dispusieron de las tierras de la comunidad por donde pasaría la carretera sin su debida autorización. Así lo afirma CooperAcción en una editorial del 29 de marzo titulada “Corredor de conflictos”. Se puede cuestionar, y con razón, la actuación de los abogados Chávez Sotelo y las demandas económicas de la comunidad, pero lo que debe quedar claro es que el Estado peruano no compró ni expropió las tierras comunales para la carretera, incluidas las de Fuerabamaba. Hay otros incumplimientos como el de las tierras por compensación.

Después de enumerar estos incumplimientos nos preguntamos, ¿ante quién tiene que recuperar la autoridad el Gobierno? Cuando en la entrevista de “La República” le preguntan a Ricardo Giesecke, exministro del Ambiente, qué opina de la negativa de la comunidad a dejar ingresar a la delegación de ministros que viajó a la comunidad, Gieseke respondió “hoy yo no los dejaría entrar tampoco, después de diez años que el Estado me miente y me obliga a hacer diferentes cosas”.

En “La República” del domingo 31 declara el prelado del corredor minero: ”Ellos son gente sencilla que piden que se respeten sus derechos… y lo que veo es una contaminación ambiental tremenda por cantidad de polvo que generan los camiones de la mina”.

Estamos de acuerdo: que el Gobierno primero recupere el principio de autoridad con sus ministerios que no hacen cumplir sus leyes.

Agregar comentario

Colaboraciones

La rockola de Ideele