Marco Bazán

Artículos del autor

  • Cada vez que ocurre un acontecimiento de violencia o desgarro social —cuando las personas se comportan de un modo que se desajusta con el vivir bonito: con respeto y cariño—, muchos adultos exclaman “¡jóvenes!”, con lo que se generaliza y estigmatiza a un sector de la sociedad. En el último suceso del Estadio Monumental, aunque fue un joven varón la víctima, no ocurrió lo mismo con el victimario, no obstante lo cual se corrió así la voz. Además, fue un acontecimiento personal, no de la juventud como hecho sociohistórico, aunque sí en un contexto que involucra a una porción de las juventudes: las barras bravas...