Añadir nuevo comentario

Hay tal vez demasiados

Hay tal vez demasiados conceptos involucrados en el tema que nos interesa (al autor del artículo y a quienes comentamos) y habría que reducirlos a unos pocos comprensibles para todos, lo cual sea dicho en honor a la verdad no es facil porque tenemos como referentes aspectos complejos de la realidad que evocan hechos o situaciones antrecedentes. (históricos como se ha dicho)
Podríamos poner entre paréntesis lo circunstancial y empirico e intentar aclarar algunos conceptos previos.
La consulta previa implica:
¿Diálogo?... ¿Entre quienes?,¿Cómo?. ¿Sobre qué? o dicho de otra manera:
¿Cual es el orden conceptual en que se inscribirían las razones y hacen posible la comprensión mutua de oposiciones, la deliberación y el acuerdos?, ¿Hay un orden comun que comprende en sí la diversidad de creencia, conceptos, opiniones?, ¿Cual es?
¿Cuales son las condiciones objetivas que asegurarían la capacidad de los interlocutores para exponer las propias razones y refutar las contrarias, admitiendo la anteridad?.¿Que formas o procedimientos?
¿Que es aquello sobre lo cuál pueden decidir y alcanzar acuerdo o desacuerdos)?,¿Cual es la comunidad de bienes o cuáles los bienes que en común comparten, cuyo destino está en sus manos?
El ejercicio racional por antonomasia es el diálogo y la democracia consiste en hacer uso de ese instrumeto para alcanzar (la deliberación y el acuerdo) cuando se trata de decidir sobre el destino de lo que es de uso común de los interlocutores. El diálogo democrático, supone tres condiciones:
La primera condición (subjetiva) es el reconocimiento de la igualdad jurídica, es decir, igualdad en el uso de la capacidad racional que faculta a cada uno de los interlocutores para discernir lo que es justo o injusto. La segunda condición (objetiva) está dada por el conjunto de condiciones materiales (formales y políticas) que aseguran la libre expresión de la voluntad de los agentes para acordar, deliberar, disentir racionalmente. La tercera (material) está dada por la capacidad o poder para decidir y actuar respecto al uso o aplicación de los bienes o recursos comunes, en lo cual está implícita la de responder racionalmente por los efectos y consecuencias sobre lo decidido.
Y entonces la pregunta es: ¿Sobre qué aspectos (bienes o recursos comunes) pueden decidir los interlocutores?, ¿Son libres para hacerlo?, ¿Las razones que aducen, justificarían los efectos y consecuencias de lo que decidan?, ¿Son responsables?, ¿Ante quién o quienes?

Entrevista