Añadir nuevo comentario

La violación de sus propias

La violación de sus propias leyes por el Estado --que es una constante en la historia republicana-- muestra el corto alcance y falsedad de la "democracia" bajo el poder del capital. Aún en crisis no generalizadas, el Estado muestra que en realidad no representa a la nación sino a los monopolios, la ley revela que es siempre la ley del embudo, y los gobiernos se muestran como lo que son: esbirros de los ricos.

Con paso firme se pasea hoy la injusticia
Los opresores se disponen a dominar otros diez mil años más.
La violencia garantiza: "Todo seguirá igual".
No se oye otra voz que la de los dominadores,
y en el mercado grita la explotación: "Ahora es cuando empiezo".

Y entre los oprimidos, muchos dicen ahora:
"Jamás se logrará lo que queremos".
Quien aún esté vivo no diga "jamás".
Lo firme no es firme.
Todo no seguirá igual.
Cuando hayan hablado los que dominan,
hablarán los dominados.

¿Quién puede atreverse a decir "jamás"?
¿De quién depende que siga la opresión? De nosotros.
¿De quién que se acabe? De nosotros también.
¡Que se levante aquel que está abatido!
¡Aquel que está perdido, que combata!

¿Quién podrá contener al que conoce su condición?
Pues los vencidos de hoy son los vencedores de mañana
y el jamás se convierte en hoy mismo.

LOA A LA DIALÉCTICA
(Bertolt Brecht)

r y la

Medio ambiente

Entrevista