Añadir nuevo comentario

El sentimiento de culpa ajena

El sentimiento de culpa ajena es necesario de compartirlo para que se sepa que nuestra voz interior (cada vez, más insistente) nos recuerda que somos éter envuelto en una mortaja corporal.
Hacer por otros, lo que se sueña en épicas batallas contra molinos de viento, enriquece la historia que nos obligamos a recorrer en busca del querido grial.
Las arrugas de la experiencia, trastocan el dolor más intenso que puede sentir una madre...la ausencia del querubín.
Pocos han sido señalados...uno de ellos el Maestro CID.
Es más que seguro que contestará misivas celestiales y despertaremos en un nuevo sueño de Libertad.
Gracias, por recordarme que somos eternos.

Entrevista