Añadir nuevo comentario

Quisiera contribuir a esta

Quisiera contribuir a esta discusión dos puntos, ambos tomados del trabajo de Alfred Stepan, "La religión, la democracia, y las tolerancias mellizas," Journal of Democracy, 11(4) 2000, pp. 37-57.

Primero: en teoría, lo que la democracia (comprendida como poliarquía) requiere son dos especies de tolerancia. Desde el lado de la religión, se tiene que tolerar que los oficiales elegidos democráticamente formúlen y pongan en práctica políticas públicas sin que ningún líder u organización religiosa tenga el derecho constitucional de imponer políticas públicas. Desde el lado de la política, se tiene que tolerar que los individuos y las organizaciones religiosas tengan el derecho de celebrar sus creencias en privado y en público, que tengan el derecho de expresarse libremente y que tengan el derecho de organizarse en el espacio público para influir en el proceso político, como cualquier otra asociación.

Segundo: empíricamente, para cumplir con las tolerancias mellizas, no es necesaria una separación de estado/iglesia rígida, completa, ni hostíl. Cuando Stepan escribió su artículo en el 2000, notó que en 1990, cinco de los entonces quince miembros de la Unión Europea tenían iglesias oficiales del estado: Dinamarca, Finlandia, Grecia, Suecia y el Reino Unido. Todas las democracias de Europa occidental que tenían mayorías luteranas fuertes (Suecia, Dinamarca, Islandia, Finlandia y Noruega) tenían iglesias oficiales del estado. En los Paises Bajos, se permitía que los colegios locales, donde hubiera mayoría clara de católicos o de calvinistas, sean privadas, confesionales y que reciban apoyo estatal. En varios paises de europa se ha utlizado el sistema de recaudación de impuestos para recaudar a la vez las limosnas para las iglesias. Y en Francia el gobierno ha pagado buena parte del sistema educativo católico desde 1958. Estos paises eran y son democracias, pero no tenían una separación de estado/iglesia fuerte al estilo estadounidense. Empíricamente visto, la democracia es compatible con una variedad de relaciones entre organizaciones religiosas y el estado con tal de cumplir con las "tolerancias mellizas" introducidas arriba.

Termino con la aclaración con que comencé: ninguno de estos puntos es algo propio de mí; todo lo de arriba ha sido tomado directamente de Stepan. Su argumento es presentado en forma más desarrollada en el capítulo "The World's Religious Systems and Democracy: Crafting the 'Twin Tolerations," en Stepan, Alfred, Arguing Comparative Politics, Oxford University Press, 2001, pp. 213-253.

Entrevista