Añadir nuevo comentario

Este es sin duda el mejor

Este es sin duda el mejor análisis que he visto sobre el tema resumiendo series de tiempo de casi dos décadas y citando los principales estudios de autores nacionales (incluyendo a Dubois, Vásquez, Beltrán-Seinfeld). Gracias a Oscar Ugarte por reunir toda esta información y presentar un resumen de la situación. Quisiera a forma de comentario sugerir algunas conclusiones e implicancias adicionales a las que ofrece el autor.
1. No sabemos cómo bajar la anemia. La teoría nos dice que se necesita Liderazgo, coordinación intersectorial nacional, coordinación intergubernamental, participación comunitaria, disponibilidad de alimentos variados aun en zonas donde la agricultura local no los produce, agua segura para todos, hierro delicioso y sin efectos secundarios… Si en Perú todo eso funcionara, no habría anemia, pero ya estaríamos en la OCDE exportando software y volando a la luna. La pregunta operativa no es cuál es el mundo perfecto sino como hacer que, en un Perú imperfecto, se logren el mínimo conjunto de condiciones para reducir la anemia. La respuesta honesta es que no sabemos.
2. No hay forma de demostrar en forma rigurosa ninguna de las explicaciones que los distintos expertos postulan porque la data disponible no lo permite. Hubo períodos de mejora cuando la mortalidad infantil, la desnutrición crónica y la anemia mejoraron y hubo períodos en que los tres indicadores divergen…no se sabe por qué. ¡El Marco Lógico del PPR y otros programas asume que las mismas intervenciones debieran reducir los tres indicadores – tan es así que el PPR considera que la reducción de anemia es un indicador intermedio en la función de reducir la desnutrición crónica infantil!
3. Hay una fuente de datos obvia y que sigue sin utilizarse a pesar de la importancia que ahora se le da al tema: el registro de monitoreo del CRED. El país ha invertido mucho en el sistema de información del CRED, debiéramos usar esos datos para ver cómo evoluciona la anemia de cada niño que se atiende en el CRED. Sabemos qué tratamiento se les dio y podríamos ver quienes evolucionan mejor. Los padres de estos niños tienen derecho a saber si su hija ha mejorado, para ello es necesario utilizar datos nominales y no solo los de encuesta. En el pasado solo se disponía de datos de encuesta, hoy debiéramos poner en valor los sistemas de información que ya dispone el país.
4. Hay que impulsar experiencias locales monitoreadas (dentro de los parámetros del plan nacional). Invitar a las universidades, organizaciones civiles y gobiernos locales a crear aliaas y lanzar experiencias locales con monitoreo en tiempo real. Utilizando la información del CRED y usando los parámetros del plan nacional de lucha contra la anemia, veamos que inventan para zonas rurales los colegas del altiplano y si funciona mejor que la experiencia en Apurímac y en zonas urbanas veamos que inventan los sanmarquinos trabajando de la mano con las autoridades de SJL y como compara con los colegas de otras zonas. Dejemos el sistema estándar para las zonas con poca capacidad, pero otorguemos a las zonas con mas capacidad de la flexibilidad necesaria para tomar decisiones. En poco tiempo debiéramos poder tener un tablero de información comparando cómo evoluciona la anemia en algunas regiones, municipios, redes e incluso dentro de una red entre equipos de trabajadores comunitarios. Esto es Ciencia Aplicada y debiera ser financiado por Concytec.
5. Sería importante también discutir con datos la efectividad de los instrumentos de incentivos de gobierno sobre la anemia. ¿Ha funcionado el PPR? ¿El SIS? ¿Los programas del MIDIS? ¿Los convenios con regiones?

Colaboraciones

La rockola de Ideele