Añadir nuevo comentario

Conocí a Pilar en 1967,

Conocí a Pilar en 1967, cuando yo estaba en el colegio y cuando llegó en barco de España con María Teresa Achótegui y una compañera, para dirigir la Escuela de Servicio Social Filial Trujillo de la PUC. Compartí cinco años de fructífera convivencia con ella y fue una vida llena de aprendizajes, de vivencias inolvidables. Vivíamos en Progreso 159, en Trujillo y compartíamos ideales, fe y práctica vinculada a UNEC y otras labores. A la casa llegaban muchos amigos de Pilar, a quienes yo iba conociendo con asombro y con admiración. Bebí de Pilar la fe inquebranable en la opción por los pobres.
Recuerdo con nitidez las visitas del Padre Pedro de Guchtenere, de Don Gustavo, de los hermanos Pastor, del padre Lansiers, de las amigas de Maryknoll, de Rolando Ames,y tantosotros.... los almuerzos con Eduardo Borrel, Lucho Sauto y Pope,,,, tres sacerdotes españoles que trabajaban como obreros y tantas otras personas. Cómo no recordar su entrañable amistad con el padre Fernando Rojas.... y con tanta gente, que la buscaba para recibir de ella lecciones de fortaleza, amor por los pobres y los más necesitados tanto mateial como espiritualmente. Su trabajo en UNEC fue extraordinario.
Su alegría, su entrega, su inquebrantable fe, me marcaron, y cuando tuvo que dejar la Escuela de Servicio Social, se convirtió en alfabetizadora, en cuyo trabajo se acercó más aún a los necesitados..... Cuando fue a Lima, nos ayudó a la CODEHFAD (Comisión de Derechos Humanos de la Facultad de Derecho de la UNT), desde donde impulsamos un trabajo carcelario, que ella ya había iniciado en Lima junto a su labor en El Agustino.
Pilar siempre será un referente singular, un espejo donde los cristianos nos podremos mirar y encontrar en esa imagen, la fuente prístina para beber ánimo, alegría y entusiasmo por servir a los pobres.
Hoy desde mi trinchera de la impartición de justicia, trato de poner en práctica lo que Puilar con su pedagogía de amor me enseñó, trato de calmar la sed de justicia de tantas y tantos excluídos.
Nada mejor que seguir su mensaje y como dice Ernesto de la Jara, apoyar sus luchas.... Wilda

Entrevista