Conflictos en Venezuela y Ucrania: Semejanzas y diferencias

Conflictos en Venezuela y Ucrania: Semejanzas y diferencias

Anthony Medina Politólogo UNMSM, Revista Andina de Estudios Políticos
Ideele Revista Nº 237

(Foto: Aporrea)

Ucrania y Venezuela: conflictos paralelos, tiempos diferentes y guiones análogos. Ambas crisis se asemejan en haber empezado a partir de manifestaciones populares a favor de la realización de reformas económicas y políticas muy específicas, para luego convertirse en conflictos internacionales atizados por una compleja maraña de intereses externos y una mayor o menor participación de los Estados Unidos (discreta en Venezuela, muy importante en Ucrania). A la vez, las dos crisis son muy distintas, tanto por el peso relativo de los actores involucrados como por las posibles consecuencias que podría tener una escalada militar en ambas zonas. En ese sentido, el conflicto ucraniano es claramente el más grave y trascendente para la estabilidad del sistema internacional.

Empecemos haciendo un breve resumen sobre cómo se llegó a la situación actual. En el caso ucraniano, hallamos un país fragmentado tanto étnica como lingüísticamente entre el oeste mayoritariamente ucraniano y el este-sudeste mayoritariamente ruso. En religión, el oeste es católico, y el este, ortodoxo. Dos tercios de los ciudadanos ucranianos son de etnia ucraniana, cuya primera lengua es el ucraniano (aunque la mayoría son bilingües), mientras que un sexto son de etnia ucraniana cuya primera lengua es el ruso. Por el otro lado, un sexto es étnica y lingüísticamente ruso. Todo ello, sin mencionar la sangrienta historia de invasiones y conquistas territoriales que ha sufrido el país desde lugares como Austria, Polonia o Lituania; las cuales pueden remontarse hacia el siglo XIV (lo que significa que en toda su historia solo han gozado de 23 años de vida independiente, justamente los que siguieron a la desintegración de la URSS). Ésta fue la situación sobre la que reposó la Ucrania postsoviética, y su estabilidad interna hasta el momento se había basado en un consenso de élites por el cual se comprometían a no jugar con estas divisiones por motivos electorales. Se entiende entonces que las protestas ucranianas de noviembre del 2013, si bien tenían como objetivo concreto la firma de un Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea, en el fondo lo que cuestionaban era la identidad cultural del Estado ucraniano; no como parte de Eurasia, con Rusia y el resto de países del Cáucaso y el Asia Central, sino como parte integral del llamado “Occidente”, al lado de la Unión Europea y sus valores de libertad política, democracia y derechos humanos. Al menos, así se suponía.

Ucrania: División etnolingüística vs. Resultados de las elecciones presidenciales del 2010

Venezuela: Resultados de las elecciones presidenciales del 2013 vs. Resultados de las elecciones municipales del 2013

A diferencia de Ucrania, cuyo conflicto se debe principalmente al choque de identidades culturales y geopolíticas oeste-este, en Venezuela está muy clara la identidad del país como latinoamericano, andino, llanero, amazónico, caribeño y productor de petróleo. Esto es evidente, y ningún sector político del país lo ha puesto en discusión1. Las protestas venezolanas son bastante más familiares para nosotros por basarse principalmente en la situación económica y social del país. Tras 13 años de “chavismo”, y uno de “madurismo”, los consensos básicos sobre los que se ha levantado la llamada Quinta República están quebrándose debido a la incapacidad del Estado venezolano para canalizar las rentas del petróleo en reformas institucionales concretas que permitan resolver dos problemas fundamentales: el de la escasez de productos de primera necesidad y el de la terrible inseguridad ciudadana que azota el país desde hace muchos años, incluso antes de la llegada de Chávez al gobierno. En este marco, a continuación señalamos las principales semejanzas y diferencias entre ambos conflictos.

¿Conflicto interno o conflicto internacional?
La primera diferencia que podemos señalar es con respecto al carácter doméstico del conflicto. Por más que Maduro quiera forzar la idea de una conspiración internacional orquestada por los Estados Unidos contra su país, es innegable que el día de hoy la tendencia de la Revolución Bolivariana no es a su expansión, sino a la lucha por su preservación en el poder, así como por superar los problemas de desabastecimiento e inseguridad preservando a la vez los logros en materia social de los últimos años2. En ese contexto, y mientras el flujo petrolero hacia los Estados Unidos se mantenga constante3, no habría mayores incentivos por parte de los estadounidenses para intervenir en Venezuela armando a opositores como lo hicieron en Libia o Siria. (De hecho, los niveles de ayuda económica estadounidense a Venezuela son de los más bajos de la región: US$6 millones por año, a diferencia de los más de US$500 millones que en promedio se destinan a Colombia o México.) Sea como fuere, es innegable que en la Casa Blanca como mínimo verían con beneplácito una eventual caída del gobierno de Maduro y una transición democrática dirigida por la oposición (a pesar del escaso compromiso con un golpe de Estado similar al del 2002, habría que ser ingenuo para negar que actualmente los estadounidenses mantienen permanente contacto diplomático con actores clave en el conflicto). Ucrania es diferente, dado el claro interés tanto de los Estados Unidos como de la Unión Europea de lograr el control de esa zona clave del mundo. Bastaría recordar la promesa incumplida que el presidente George H. W. Bush le hizo a su homólogo soviético Mikhail Gorbachov de no aprovecharse de la caída de la URSS para expandir su “perímetro de seguridad” hacia el este. Hoy, varios países de la exórbita soviética pertenecen tanto a la Unión Europea como a la OTAN (la cual, no nos engañemos, sigue siendo esencialmente una alianza militar antirrusa)4; por lo que la acción de Rusia en Crimea no fue a causa del capricho paranoico de un líder totalitario, sino la respuesta desesperada de una potencia emergente frente a una innegable amenaza territorial. La (i)legalidad de esta acción y sus consecuencias para el Derecho Internacional serán motivo de discusión en otro artículo.

Bandos opuestos por razones distintas
Otra diferencia radica en los clivajes políticos que separan a los bandos en conflicto. En términos generales, el conflicto ucraniano ha tomado forma bajo líneas divisorias como: “Pro-Occidentales vs. Pro-Asiáticos” y “Pro-Unión Europea vs. Pro-Unión Eurasiática”; mientras que el conflicto venezolano no ha dividido a la población en torno a identidades culturales, sino políticas y de clase: no solo “chavistas versus antichavistas”, sino también “ricos versus pobres”. En Ucrania los movimientos de base son multiclasistas y multirraciales a pesar de las profundas brechas étnicas existentes en el país (y, al parecer, incluso los partidos neonazis son bastante “democráticos” en odiar a judíos y rusos por igual, con o sin dinero). Por el contrario, en Venezuela es bastante evidente la relación entre posición económico-social y posición política frente al gobierno (fuera de la llamada “boliburguesía”, que se hizo rica bajo el manto protector del gobierno); muy diferente al fujimorismo, que logró impulsar duras reformas neoliberales manteniendo amplios márgenes de aceptación entre los sectores más pobres (al menos en sus primeros años). Según un reciente informe escrito por el economista Mark Weisbrot para el The Guardian (recomiendo su lectura), la protesta incluso no solo no abarcaría a la mayoría de sectores pudientes del país, sino que se limitaría a algunas pocas zonas como el distrito Altamira, por lo que la situación no ameritaría una intervención internacional.

El “facho” es el otro
Tanto Nicolás Maduro como, en su momento, Viktor Yanukovich, tenían muy claro cuál era el perfil político del opositor promedio: militantes de extrema derecha financiados desde el exterior (ya sabemos por quién, obviamente). Desde inicios de la era chavista (y especialmente luego del golpe de Estado del 2002), el oficialismo venezolano incorporó un amplio glosario para clasificar a sus opositores (“fascistas, apátridas, pitiyanquis, escuálidos, etcétera”) como enemigos de la Patria y la Revolución. De igual manera, Yanukovich, quien satanizó y reprimió con extrema crueldad a los primeros opositores que aparecieron en el Euromaidán, generando nuevas resistencias y un mayor antagonismo hacia su gobierno.

Lo cierto es que, a diferencia de Maduro, las preocupaciones de Yanukovich estuvieron bastante justificadas. Luego de su derrocamiento a finales de febrero, Ucrania es ahora el primer país de Europa en el que fascistas y neonazis están en el poder desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, a pesar de que el gobierno interino esté presidido por Alexander Turchinov (líder moderado y hombre de la exprimera ministra Yulia Timoshenko). El partido Svoboda, que se reclama heredero de la Unión de Nacionalistas Ucranianos de Stepan Bandera5, controla varios altos cargos, entre ministros, viceministros y jueces. Oficialmente, Svoboda busca “purificar” la sociedad ucraniana, persiguiendo a homosexuales, prohibiendo los derechos reproductivos y llamando a la expulsión de rusos, judíos y comunistas del país. Al igual que Svoboda, el Sector Derecho también toma a Bandera como referente ideológico; pero, a diferencia de éste, más que un partido político (Svoboda fue fundado en 1991), es un movimiento extremista nacido a la luz de las protestas del Euromaidán, que busca distanciarse del resto de partidos y movimientos opositores ucranianos, incluido Svoboda. También han asumido algunos cargos públicos y sus militantes recorren las calles de Kiev encapuchados y armados con rifles, bates de béisbol, palos, piedras y antorchas. Éstos, y otros grupos más, están disputándose actualmente espacios políticos en todo el país luego de la salida de Yanukovich, y no tienen reparos en amedrentar a quienes se opongan a ellos, sean éstos funcionarios del gobierno anterior o simples civiles de a pie en desacuerdo con sus métodos. Fue esta clase de grupos los que atizaron la violencia contra el gobierno (dejando a los opositores demócratas en segundo plano) y, lamentablemente, son ahora los que determinarán la nueva vida política ucraniana, así como sus posteriores relaciones con Rusia (hace unos días, el líder del Sector Derecho llamó a sabotear los oleoductos rusos que pasan por territorio ucraniano de no llegarse a una solución diplomática con Moscú).

En Venezuela, las protestas más violentas siguen limitándose a los barrios de clase media y alta del país, mientras que los activistas opositores que actúan en las zonas más pobres han evitado recurrir a medios violentos para no antagonizar con la población, chavista en su gran mayoría e indiferente frente a las protestas

Volviendo a Venezuela, la situación es bastante más “tropical”, por así decirlo. Nicolás Maduro estaría feliz de ver a María Corina Machado y a Henrique Capriles vistiendo uniformes militares con esvásticas e invocando a sus fasci di combatimento a volar en pedazos el Palacio de Miraflores. Lamentablemente para él, la oposición venezolana está bastante más políticamente fragmentada, y, a la vez, sus reclamos son mucho más justificados de lo que él creería. Tras un ascenso del voto antichavista durante las elecciones del 2013, el cual casi lleva a la victoria a Henrique Capriles (a diferencia de las del año 2012, donde Chávez le ganó por casi 11% de diferencia), el horizonte electoral hacia 2018 ha disminuido bastante los ánimos de los sectores opositores y acrecentado las rencillas internas propias de gente que lo único que tiene en común es un enemigo. Todo esto ha limitado las posibilidades de una propuesta electoral que vaya más allá de las clases medias y altas que se beneficiaron luego de 40 años de alternancia entre “adecos” y “copeyanos”. Eso sí: aunque no haya neonazis en Venezuela, sí hay mucha guerra sucia de por medio en ambos bandos: sicarios motorizados, guarimbas, imágenes falsas circulando en redes como Facebook y Twitter (es innegable que si el nivel de confrontación fuera tan grande, no necesitarían de ellas), grupos de “autodefensa”, acusaciones mutuas de responsabilidad por muertos y heridos (es falso que todos los muertos sean solo de los opositores), entre otros. Dentro de los líderes políticos de las protestas venezolanas pueden distinguirse dos líneas muy claras, tanto por sus posiciones actuales como por sus antecedentes. La primera es la de Henrique Capriles Radonski, excandidato a la presidencia por el MUD, quien se ha mantenido al margen de los actos de desobediencia civil y hasta el momento solo ha apoyado las manifestaciones pacíficas de estudiantes. La segunda línea es la más radical, y es la que actualmente impulsa los esfuerzos por derrocar al Gobierno de Nicolás Maduro. Esta línea es liderada por Leopoldo López (inhabilitado para ejercer cargos públicos desde el año 2008 y hoy en prisión), y la diputada de la Asamblea Nacional, María Corina Machado. Ambos tienen amplios antecedentes de oposición al chavismo y participaron activamente durante las jornadas que condujeron al golpe de Estado del 2002, incluida su firma en el decreto que nombraba al empresario Pedro Carmona como “presidente de transición”. Las diferencias entre ambos sectores pueden remitirse hasta los días del golpe: a pesar de que Capriles se encuentra entre los firmantes del Decreto Carmona, no es claro el nivel de involucramiento que tuvo durante el proceso de golpe mientras ejercía el cargo de alcalde de Baruta; a diferencia de López y Machado, que se la jugaron por el cambio de régimen a cualquier costo. Igualmente, durante las elecciones parlamentarias del 2005, cuando la mayoría de opositores decidieron boicotear (no participar) de las elecciones a la Asamblea (facilitándole al chavismo el control absoluto de ese poder del Estado), tanto Capriles como Julio Borges y Carlos Ocariz (los tres, del Partido Primero Justicia) se mantuvieron en la posición de participar, con el objetivo de tener una presencia parlamentaria que pudiera hacerle frente a los futuros proyectos legislativos del chavismo. El tiempo se encargaría de demostrar quién tenía la razón.

Relevancia geopolítica distinta
Como ya dijimos, el conflicto venezolano, a diferencia del ucraniano, no es decisivo en el futuro del orden internacional, y su influencia se limita a la región latinoamericana. Venezuela es un país monoexportador cuya posición geográfica en Sudamérica no lo hace crucial para el mantenimiento de la hegemonía estadounidense en el mundo (a diferencia de la pequeña Panamá, que ameritó una invasión militar en 1989). A pesar de los continuos enfrentamientos diplomáticos entre Chávez y Bush-Obama, la venta de petróleo a precio de mercado a los Estados Unidos ha sido la principal fuente de ingresos que permitió al gobierno, entre otras cosas, cancelar su deuda con el Banco Mundial y el FMI, así como sostener su diplomacia petrolera y sus misiones sociales al interior. Todo lo contrario a Ucrania, por tratarse del último Estado tapón entre Rusia y la experiferia postsoviética ya incorporada a la OTAN (Polonia, la ex Checoslovaquia, los tres países bálticos —Rumania, Hungría y Bulgaria— son Estados miembros). Para Rusia, la salida al Mediterráneo a través del mar Negro y los estrechos turcos (Bósforo/mar de Mármara/Dardanelos) ha sido una prioridad que se remonta hasta las épocas de Pedro el Grande (1682-1725), por lo que poco después de la desintegración de la URSS, Rusia procuró asegurar la presencia de su flota del mar Negro en el puerto ucraniano de Sebastopol, la cual ha mantenido hasta el día de hoy. La razón: el acceso a las aguas tibias del Mediterráneo permitiría a la flota rusa estar activa durante todo el año, a diferencia de las aguas heladas del Ártico Ruso y el Pacífico Norte que impiden el tránsito fluido de sus barcos durante el invierno.

Control parcial en Venezuela, descontrol en Ucrania
Una represión desmedida siempre es signo de miedo y debilidad, y ya hemos visto cómo las respuestas de Maduro y Yanukovich han generado resultados distintos. Yanukovich tenía un país dividido, con lealtades internas poco más que dudosas, la desaprobación de los oligarcas ucranianos que se beneficiaron con las privatizaciones de la exURSS, y, finalmente, partidos neonazis a la ofensiva con apoyo de los Estados Unidos y la Unión Europea. Su poco calculada respuesta, oscilante entre la represión y la negociación tardía, generó la muerte de 88 manifestantes, según cifras oficiales, por lo que su salida del gobierno fue cosa de pocas semanas. En Venezuela, las protestas más violentas siguen limitándose a los barrios de clase media y alta del país, mientras que los activistas opositores que actúan en las zonas más pobres han evitado recurrir a medios violentos para no antagonizar con la población, chavista en su gran mayoría e indiferente frente a las protestas. Al respecto, Maduro ha demostrado una mayor capacidad de autocrítica que Yanukovich, pues ha destituido al jefe del SEBIN (Servicio Bolivariano de Inteligencia) por no acatar la orden de no acuartelarse y salir a reprimir a los estudiantes y opositores que marcharon el 12 de febrero, dejando 3 muertos; y, a pesar de todo, ello seguir manteniendo el respaldo de las Fuerzas Armadas y Policiales, de la petrolera estatal PDVSA, así como del resto del PSUV y de los grupos paraestatales (círculos bolivarianos y grupos de autodefensa local). En Venezuela los desbordes más violentos se deben más a la incapacidad del Estado para controlar a actores prooficialismo que actúan por cuenta propia dentro de la GNB (Policía Militarizada), así como a los grupos armados paraestatales (uno de los más conocidos, el de los Tupamaros, quienes reivindican a Néstor Cerpa Cartolini y al MRTA, a la vez que controlan amplios sectores de los barrios pobres de Caracas); así como a sectores radicales de la oposición que rechazan cualquier salida negociada a la vez que buscan agudizar la violencia y generar las condiciones para un golpe de Estado.

Conclusiones
– Si bien los conflictos ucraniano y venezolano son bastante distintos entre sí, podemos hallar un guion común que los emparenta parcialmente. En primer lugar, los regímenes de Maduro y de Yanukovich compartían un respaldo social importante combinado con diversos grados de autoritarismo en el ejercicio del poder, así como excelentes relaciones con Rusia y ambivalentes con los Estados Unidos y Europa. Ambos conflictos se iniciaron como protestas pacíficas en busca de reformas políticas y económicas muy concretas (una solución al desabastecimiento e inseguridad en Venezuela y una Asociación Económica con la Unión Europea en el caso ucraniano), las cuales posteriormente fueron escalando a causa de la errática reacción inicial de los respectivos gobiernos, así como por la presencia de sectores extremistas que no buscan reformas dentro del sistema, sino un cambio de régimen (neonazis en Ucrania y opositores radicales en Venezuela). Asimismo, en ambos conflictos las redes sociales y de video, Facebook, Twitter y YouTube son otro campo de batalla por la (des)información en el que sectores oficialistas y opositores buscan ganar apoyo para sus respectivas visiones de la realidad (son particularmente notorios los videos opositores, realizados en idioma inglés y bastante bien elaborados). En ambos conflictos, los sectores moderados han pasado a un segundo plano: mientras que los opositores radicales en Venezuela se colocan a la par del Gobierno en niveles de violencia, el nuevo gobierno interino de Ucrania sigue teniendo problemas para controlar a los grupos ultranacionalistas.

– En Venezuela, la gran desconexión existente entre la violencia de las zonas más ricas y la inercia de las más pobres limita estructuralmente la capacidad de protesta de los grupos opositores. Mientras el Gobierno siga manteniendo el control de la Policía y las Fuerzas Armadas, se espera que ambos bandos sigan jugando una guerra de desgaste con reportes de muertes periódicas. Maduro heredó de Chávez un escenario continental muy favorable, producto del uso del petróleo como arma de política exterior, por lo que no se espera a futuro ningún cambio en las posiciones ya establecidas por los países americanos frente a los organismos internacionales de la región. En los últimos años, Venezuela solo ha cosechado votaciones favorables en la OEA (paradójicamente, muchas veces considerada por Chávez y Maduro como una herramienta del “imperialismo yanqui” para intervenir en los asuntos latinoamericanos), por lo que es de esperar que ni la CELAC ni la UNASUR se pronuncien en un sentido diferente. Con respecto a la salida de la crisis, Heinz Dieterich, creador del concepto de “socialismo del siglo XXI” y opositor al gobierno desde 2007, señala que el centro político de cooptación de clases (militares, sectores populares, burócratas) financiado con la renta petrolera (en general, la llamada “Quinta República”) ha llegado a su fin por no ser costeable, por lo que es necesario un nuevo acuerdo político y una reforma estructural del modelo económico (que, necesariamente, implicará hacer concesiones en torno al control y uso de la renta petrolera), creando una nueva narrativa que justifique esa transición a la vez que se preservan las conquistas sociales del chavismo. Está por verse si Maduro será capaz de liderar esa transición con la inexperiencia (y en muchos casos, la torpeza) que viene demostrando; sin embargo, hasta el momento la situación sigue siendo favorable para él. (Por ahora, mientras son escritas estas líneas, el Gobierno ya ha aceptado que es inevitable una mayor desregulación económica, abriendo el mercado de divisas y permitiendo la compra-venta fuera de las casas de cambio controladas por el Gobierno; esto, con el objetivo de permitir a las empresas tener un mayor acceso a dólares para la importación de productos y reducir la escasez; a la vez que se corrigen algunas de las distorsiones que genera el mercado negro).

– Como ya señalamos, a diferencia de Venezuela, Ucrania sí tiene una relevancia global por su posición central en Eurasia y por las consecuencias futuras de su nueva alineación pro-Europea, así como por la anexión rusa de Crimea. El nuevo Gobierno ucraniano acaba de firmar el Acuerdo Comercial con la Unión Europea y ya manifestó su interés en formar parte como Estado miembro, con todas las reformas políticas y económicas que ello implica. A corto plazo, esto le generará un fuerte conflicto interno a causa de la injerencia de los grupos neonazis y ultranacionalistas, quienes buscan un modelo de desarrollo autárquico, no solo alejado de la tutela de Rusia, sino también de Europa. Si estos grupos llegaran a posicionarse en el nuevo gobierno que nacerá luego de las elecciones del 25 de mayo, Ucrania se convertiría en un país impredecible en medio de ambos bloques.

– Para finalizar, recordar que el espacio postsoviético es un sistema complejo de lealtades políticas, culturales y étnicas en el que los separatismos están a la orden del día; y es en este sentido que debe entenderse la obstinación rusa por preservar Crimea (evitando que el cambio de régimen en Ucrania la coloque en una posición excesivamente antirrusa). Bastaría recordar la Guerra del Cáucaso del 2008 para saber que Rusia no dudará en intervenir militarmente en cualquier país vecino que hostigue a población rusa, o que, peor aún, amenace con formar parte de la OTAN. Tomando en cuenta que el orden internacional post Segunda Guerra Mundial consagró el principio de prohibición de la guerra de conquista, Crimea podría servir como un precedente (válido solo para Rusia, evidentemente) para la incorporación de nuevos territorios pertenecientes a exrepúblicas soviéticas. Dado que la Unión Europea también planea firmar acuerdos de asociación con Moldavia y Georgia este año (ya existen preacuerdos desde el año pasado), es posible que la respuesta rusa sea la de impulsar referéndums similares al crimeo en el Transdniéster (Moldavia), Abjazia y Osetia del Sur (Georgia), aumentando las tensiones con Occidente. A diferencia del conflicto venezolano, el que se viene gestando en Eurasia tiene para rato.

 

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

1A pesar de que dentro de Venezuela es casi un mito nacional la necesidad de “sembrar el petróleo” (esto es, utilizar sus rentas para diversificar la matriz productiva del país y depender cada vez menos de él), el resto de sectores del comercio y la industria siempre fueron inferiores frente al peso decisivo del petróleo en la economía. Con el “chavismo”, esta tendencia se ha acentuado aún más, haciendo irrelevante a la industria venezolana y obligando al país a importar casi la totalidad del resto de productos que consume.

2El Índice de Desarrollo Humano venezolano creció de 0,662 a 0,748 entre los años 2000 y 2012, luego de haberse mantenido casi estático durante los años de la privatización petrolera (1990 a 2000).

3A pesar de los avances que Estados Unidos ha logrado en la generación de Shale Gas y Shale Oil, Venezuela sigue siendo el cuarto socio petrolero más importante de ese país.

4Al respecto, el legendario diplomático estadounidense George Kennan dijo: “[...] Nunca he tenido pruebas de que la reciente ampliación de la OTAN (que ha introducido a polacos, checos y húngaros) fuera necesaria o deseable. Ahora algunos defensores de la ampliación nos presionan para que admitamos a los países bálticos. Creo que esto es sumamente desafortunado. Estoy de acuerdo en que la OTAN tal como la conocemos no tiene intenciones de atacar a Rusia. Pero la OTAN sigue siendo, en concepto y en sustancia, una alianza militar. Si hay algún país contra el que se conciba que vaya a dirigirse, ése es Rusia. Y con seguridad, ésa es la forma en que los polacos y otros pueblos de la región la perciben” (véase Ullman, Robert: “Estados Unidos y el mundo: Entrevista a George Kennan”. Política Exterior, 13(72): 51-60, 1999.

5Mayor aliado ucraniano de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

 

Agregar comentario

Excelente. Bastante

Excelente. Bastante equilibrado y estudiado. Es un reto mantener claridad frente a la guerra sucia y contradicciones existentes en Venezuela

For the Blue Angels, practice

For the Blue Angels, practice makes perfect. A day before they are set to perform at the Naval Academy, the crowds are large and the people are excited. <a href=http://www.michaelkorsoutlet.com.co/>michael kors bags</a> Bin Laden s writings reflect this understanding. In an undated , possibly drafted after the 2010 Pakistan floods, the former al-Qaeda leader was not inherently hostile to aid; in fact, he stressed its importance. While he deemed the secularist belief that disasters could be prevented arrogant (because, in his view, disasters are the will of God), he described relief efforts as insufficient, and said that aid will always be crucial and that its quality, method and timing needed improvement. q <a href=http://www.outletmichael-kors.us.com/>michael kors bags</a>
The reigning county champions were written off by most commentators at the start of last season, but surprised the cricketing world by winning the title with a side based largely on up-andcoming talent from the North- East. <a href=http://www.glassesoakley.us.com/>oakley sunglasses store</a> But as the batteries had run out, the black box was not sending anymore signals, making the underwater search "blind."
Bentley's announcement comes after Louisiana and New Hampshire ended relationships with the controversial women's health organization this week in the wake of several sting videos that an anti-abortion group claims show Planned Parenthood officials discussing the sale of fetal tissue. <a href=http://www.onlinecoachoutlets.us.com/>Coach Factory</a> He's correct, as UWM won Game 2 of the doubleheader with Oakland, 13-4, thanks to its most runs and hits (18) of the year. The Panthers also held on for a 13-11 win at Northern Illinois on Tuesday. w <a href=http://www.moncleroutlet.net.co/>moncler outlet online</a>
Sunderland 0 Fulham 1 <a href=http://www.oakleysunglasses.nom.co/>oakley sunglasses</a> Average Home Value: $166,700
u aWRlIHRoZSBpZGVudGl0eSBvZiBhbiBBa3JvbiB0ZWVuIHdobyBiZWNhbWUgdGhlIHRhcmdldCBv <a href=http://www.coachfactoryoutlet.click/>Coach Outlet</a> </table> <a href=http://www.louisvuittonoutlet.me/>Louis Vuitton Outlet</a>
Given the reported events, surely, one should be happy for the mother's son. Removed from such an environment he might grow into a normal, functioning member of society. I would suggest fostering with a good middle class family in a leafy suburb.</p></quote>A good middle class family? Why do you expect that the baby will be fostered at all? I happen to know that the baby has family who I imagine will take care of him. Also, what is wrong with a good working class family? I come from a working class family, and I am bringing my children up in a working class family. We work hard for what we have in life, but speaking from experience what I have in life that makes me happy can't be bought. <a href=http://www.canadagoosejacketstore.us.com/>canada goose jacket</a> For filmmaker Ira Sachs and co-writer Mauricio Zacharias, love is a long-term relationship between two gay men set against the bustling backdrop of modern-day Manhattan. http://www.outletmichael-kors.us.com
And the complaints haven't stopped, he said, with prisoners continuing to allege that privileges are being denied to them and that they are receiving threats from officers at the prison. <a href=http://www.louisvuittonbags.nom.co/>Louis Vuitton Outlet</a> Mahamat Baiwon, a UNHCR protection officer in Maroua, explained how the refugee agency and Cameroonian government officials were intercepting the incoming refugees soon after they crossed the border. q <a href=http://www.onlinecoachoutlets.us.com/>Coach Online Outlet</a>
Dominoes results: Crook Crown 7 Crook Queen鈥檚 A 2; Willington Cottles 7 Tow Law New Market 2; Crook Queen鈥檚 B 5 Crook Brewery Tap 4. <a href=http://www.glassesoakley.us.com/>oakley sunglasses outlet</a> Day Out
Note: When working with cementitious products, always wear eye protection and gloves. <a href=http://www.outletmoncler.us.com/>moncler outlet</a> KIEV: Ukraine vowed on Tuesday to use all weapons at its disposal to withstand an alleged new pro-Russian rebel advance that added urgency to a goodwill visit by Britain s defence secretary.Kiev accused the eastern separatist fighters of launching another missile assault north of Mariupol -- a government-held port that provides a land bridge between rebel territories and the Russian-occupied Crimea peninsula. We will use our entire arsenal and all the means at our disposal to beat back the enemy s assault, Ukrainian military spokesman Vladyslav Seleznyov said. We cannot risk the lives of our soldiers, said the top Kiev army representative. The rebels used to launch Grad missile attacks on a rare occasion. Now, it is an everyday occurence. The Ukrainian armed forces have boosted their presence around Mariupol by another 1,000 servicemen, rebel commander Eduard Basurin told the separatists official news site. They have sent up to 2,000 marines to reinforce their positions in villages around the rebel stronghold of Donetsk.British Defence Secretary Michael Fallon met Ukrainian Prime Minister Arseniy Yatsenyuk in Kiev on Tuesday before travelling to the nationalist west of the former Soviet country. We will continue to stand shoulder to shoulder with you in the face of Russian aggression, in the face of Russian-directed insurgency and in the face of Russian-inspired terrorism, Fallon said in comments dubbed over into Ukrainian by Kiev TV. The conflict has not settled into a frozen war: it is quite red hot , he was further quoted as saying by Yatsenyuk s office. Fallon is due to oversee how British military trainers are progressing in their efforts to train around 650 Ukrainian soldiers for modern warfare. Meanwhile, Moscow urged Kiev to end its irresponsible actions in east Ukraine. The Russian Foreign Ministry said in a statement on Tuesday the situation on the front line had deteriorated in recent days. Unfortunately, Kiev s bellicose rhetoric has sharply increased, the ministry said. We call on the Ukrainian side to show restraint and not violate the implementation of the Minsk agreements on security with irresponsible actions, the statement said, referring to the ceasefire deal agreed in the Belarusian capital in February. The militias accused Kiev s pro-Western forces of being responsible for the latest flareup along east Urkaine s 500-kilometre front. Agencies
With four interceptions that day, Coleman dug his team into the hole. And with 432 yards, he dug them back out. <a href=http://www.cheapuggssale.us.org/>Cheap Uggs</a> Malcolm Pringle 3, Don Winskill 2, Mickey Lister and Ian Domoney were the Shields scorers, Bob Sample replied.
The reactionary character of such a coalition is further demonstrated by the two parties鈥?abortive coalition effort in 2008, when the Liberals and NDP struck an agreement to oust Harper from office. Under the 2008 coalition pact, the NDP committed to 鈥渇iscal responsibility,鈥?i.e. austerity, making billions in further tax cuts for business, and waging war in Afghanistan through 2011. <a href=http://www.moncleroutlet.nom.co/>moncler outlet</a> The problem is support after they leave hospital, he said. Even if you give Plumpy nut <a>peanut-based paste used to treat malnutrition], that child has siblings, and it will be shared.
q It鈥檚 the name of her hugely successful brand and her lingerie range, Elle Macpherson Intimates, is sold globally. She鈥檚 also hosted 鈥?and been an executive producer for 鈥?fashion reality shows in America and is well-recognised in the UK, which she鈥檚 made her home, as a judge on Britain and Ireland鈥檚 Next Top Model. Sheriff Matthews says the number of crashes in one week last week practically doubles the number they ve had all year.
Turner Botz, 6-6, sr., Little Chute <a href=http://www.michaelkors-bags.us.com/>Michael Kors</a> On the one hand, you have a powerful belief system that holds that there is a profound and inherent life force in sexual love, that separating life-making and lovemaking has consequences. On the other hand, you have hard facts about people particularly in the world's most impoverished places suffering and dying of AIDS because they had sex without protection. k <a href=http://www.rosherunshoes.com.co/>Nike Roshe Run</a>
Loading article content <a href=http://www.bootsuggcheap.us.com/>Uggs For Women</a> 鈥⒙犫€⒙犫€?
g cmciPm13aXNlbWFuQG5oc2NsZXZlbGFuZC5vcmc8L2E+LiBIZSBpcyBhbHNvIHdpbGxpbmcgdG8g <a href=http://www.airmaxnike.us.com/>air max 90</a> The further devaluation will have a further knock-on effect for the Australian dollar, which is very sensitive to fluctuations in commodity prices. i
Does this mean the underlying strength of demand is deteriorating? Probably not. <a href=http://www.oakleysunglasses.in.net/>http://www.oakleysunglasses.in.net</a> Biomethanation <a href=http://www.coachoutletstores.net.co/>Coah Handbags</a>
bW9uZXksJiM4MjIxOyBidXQgd2h5IGNhbiYjODIxNzt0IHRoZSBqdXN0aWNlcyAmIzgyMjA7Zm9s <a href=http://www.boots-uggs.us.com/>Uggs Outlet</a> <br /> v <a href=http://www.michaelkorsbags.nom.co/>michael kors outlet online</a>
It's no trick; these Halloween-inspired favourites are a nutritional treat... <a href=http://www.michaelkorsoutlet.com.co/>Michael Kors Outlet</a> The best thing for Helen is the people who are drawn to it.
Tuition at Cardinal Gibbons varies. Students who are affiliated with a Catholic parish pay $10,140 per year. Students who are not affiliated with a Catholic parish pay more, a total of $14,200 per year. <a href=http://www.michaelkorsbags.nom.co/>michael kors bags</a> Other possible applications include film coating of car dashboards and plastics or in paints for sun protection. z
The former call centre worker and single mum is in her second year of a five year medical degree in Durham University. <a href=http://www.AtlantaFalconsJersey.us.com/>Cheap NCAA Jerseys</a> , Journal Sentinel Inc. All rights reserved.

Entrevista